Diferencias entre los abogados penalistas y los criminalistas

Es común que muchas personas no sepan diferenciar a los abogados penalistas de los abogados criminalistas. En realidad es bastante sencillo, aunque sí es cierto que existen muchos puntos en común entre ambos.

Los abogados penalistas

El abogado penalista presta servicios legales representando a una persona a quien se la imputa un delito, o además un asesinato, homicidio, violación, extorsión o crueldad doméstica entre otros, porque la persona a quien le imputan esos cargos requerirá de un abogado para que lo defienda; además de asegurar sus derechos y de representarlo frente la acción penal.

Después de que un individuo es imputada de estos cargos, el siguiente paso es el juicio, y va a ser el abogado penalista quien represente a su cliente en el litigio penal y además se ocupará de defenderle de las acusaciones y delitos que le fueron imputados a su cliente. Desde este instante puede existir una etapa de sentencia, que es aquella parte del juicio donde el culpable es condendo a su pena.

Los abogados penalistas se dedican a asegurar los derechos a lo largo de el desarrollo de las personas acusadas de un delito, para que no se le impute si no lo ha cometido y no sea privado de sus derechos constitucionales.

Además se dedican a representar a los acusados de un delito, defendiendo al sujeto en el juicio o consiguiendo un convenio con el fiscal, en la situacion de que el defendido admita la responsabilidad, con el objetivo de conseguir una sentencia más indulgente y el mejor acuerdo para su cliente.

Delitos de los que se ocupa un abogado penalista

Un abogado penalista se encarga de delitos de distinto tema, como son los siguientes:

  • Delitos contra el honor y la privacidad, como allanamiento de morada, calumnia e injuria.
  • Delitos contra la familia, como crueldad de género, impago de pensiones y sustracción de inferiores
  • Delitos contra la gente, como lesiones, homicidos y asesinatos.
  • Delitos contra la independencia, como detención ilegal, coacciones y amenazas y contra la independencia sexual, como acoso, acometida sexual y abusos sexuales.
  • Delitos contra los gobernantes, como malversación, cohecho, fraudes, prevaricación o tráfico de influencias.
  • Delitos que atenten contra la salud pública, como el tráfico de sustancias estupefacientes y otras drogas.
  • Delitos realizados dentro de una compañía o sociedad. como rivalidad desleal, insolvencias empresariales, estafas y aquellas que vulneran o se oponen a los derechos los trabajadores.
  • Delitos de tráfico, como lesiones, exceso de agilidad, homicidio u omisión de socorro.
  • Delitos contra el patrimonio, como robos, hurtos, usurpación, fraudes, estafas, falsificación y apropiación indebida etc.

¿Es lo mismo un abogado penalista que un abogado criminalista?

Es común ofrecer un sentido semejante a los términos abogado penalista y abogado criminalista, sin embargo; cuando mencionamos “criminalista” a secas, debemos comprender que hablamos de aquella persona que se dedica al estudio de los crímenes y a la identificación de los criminales (se trata de una ciencia popular que estudia las causas y situaciones de los delitos, estudia además a los delincuentes y las penas y castigos y los objetivos de las condenas.

Hasta la actualidad el más grande número de personas que estudiaban habitualmente criminología eran, primordialmente, policías y detectives. En los últimos tiempos es cada vez más común que profesionales del Derecho estudien también criminología.

En realidad, no existen abogados criminalistas. O mejor dicho, no hay una rama del Derecho que sea la criminología. Existen abogados civiles, abogados penales, abogados mercantiles… porque existen todas esas áreas del Derecho, el Derecho Penal, el Civil, el Mercantil, etc. Pero no existe un Derecho Criminal, en todo caso existe el Derecho Penal. El término de abogados criminalistas se utiliza, en sentido estricto de manera incorrecta, para definir a abogados que además son criminalistas. Da la circunstancia de que, por su especialización, la mayoría son abogados penalistas, pero no es una condición sine qua non.

La criminología

La criminología aparece de la necesidad de comprender la personalidad del delincuente, ya que se sospecha que asi sea la mera aptitud coercitiva del estado como su aptitud sancionadora no alcanzan para terminar con el delito. Con otras expresiones hablamos de aquella ciencia empírica que estudia el delito, a delincuente, la víctima y del control y reacciones sociales a la delincuencia.

La Criminología es, sin lugar a dudas, escencial en el objetivo de progresar en el discernimiento de la delincuencia. Además de convergencias con el Derecho penal, el estudio de la criminología tiene dentro el enfoque sociológico y antropológico, la psicología y psicopatología, medicina forense y genética.

Características que debe reunir un buen abogado criminalista

Un buen abogado criminalista debería reunir todas o casi todas las siguientes características:

  • experiencia profesional
  • buena reputación como abogado
  • con una buena cartera de casos, un abogado sin casos puede ser una mala señal
  • abogado local, que esté cerca de donde tú vives
  • valentía para no echarse para atrás en los juicios o las investigaciones
  • impacable a la hora de investigar un caso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *