Préstamos rápidos en España para soluciones financieras rápidas


Hay instantes en que todo semeja estar bajo control. Y de un instante a otro, sin que lo hayas previsto, algo rompe el orden que habías logrado. Se te echó a perder el refrigerador, te debes operar, te solicitan la casa que alquilas, o bien se te presenta una genial ocasión que no puedes dejar pasar. Los imprevisibles no se planean y acostumbran a revolverte más de lo que piensas.

Afortunadamente ahora existe el préstamo rápido en España y estos imprevistos se pueden solventar con mayor facilidad. Se trata de situaciones excepcionales que nos afectan financieramente ¿De qué manera encarar los imprevistos financieros de forma que la salud de tus finanzas personales padezca lo menos posible?

Ten conocimiento de tus capacidades de liquidez

El mal de toda economía doméstica o empresarial es no poder contar con un financiamiento abundante. ¿Por qué razón? Acostumbra a ocurrir que la mayor parte tiene grandes esperanzas en su actual trabajo o en nuevo proyecto, lo que acaba por aumentar  los presupuestos y planes de gasto que después no pueden pagarse: grandes salarios, costosas oficinas, una nueva televisión. ¿Solución? Aprender a manejar los costos fijos mientras obtienes un mínimo salvavidas financiero suficientemente grande para aguantar múltiples meses de pérdidas.

Cómo encarar los gastos imprevistos

Si disponemos de un presupuesto detallado y dinero en efectivo suficiente para hacer frente al gasto en ese instante, deberíamos ajustar aquellas partidas de gastos más superficiales para terminar compensando la cantidad que precisamos. Si por ejemplo recibimos una multa de cien euros podríamos reducir en 35 euros mensuales alguna de esas partidas superflua.

En el caso en el que estemos justos de liquidez y precisemos ya una inyección económica para un pago urgente, podemos optar la posibilidad de adelantar nuestros ingresos. Puede ser un anticipo de nómina o, si trabajemos por cuenta propia, emitiendo facturas adelantadamente o descontando pagarés pendientes de liquidar.

Otra opción si puntualmente estamos cortos de liquidez es optar por un préstamo rápido. Mediante estos préstamos de pequeña cantidad podemos disponer en cuestión de horas de la cantidad económica que necesitemos. Estos préstamos pequeños y rápidos están pensados especialmente para situaciones puntuales de gastos imprevistos.

Por el contrario, si disponemos del dinero suficiente para ese gasto pero no tenemos un presupuesto que nos guíe acerca de los próximos gastos, podemos recurrir a retrasar al límite todos los pagos para poder generar algo de liquidez suficiente para ese pago imprevisto. Un ejemplo puede ser utilizar la posibilidad que ofrecen las entidades financieras de fraccionar los pagos de la tarjeta de crédito.

Por último, también tenemos la opción de solicitar un préstamo de mayor cuantía y duración en una entidad financiera. Esta opción por norma habría de ser nuestra última opción alternativa, puesto que es la que acarrea unos costos financieros superiores. Además la velocidad de la operación es mucho menor, tardando, en el mejor de los casos, varios días. Porque también hay que tener en cuenta que el banco nos va a solicitar mucha información para darnos esa financiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *